madre e hijo en el dentista

Salud bucal

Programa de educación sobre salud bucal con tutor de dientes

¿Por qué participar?

La Tutor de dientes Educación para la salud bucal El programa ayuda a los niños, padres y proveedores de cuidado infantil a aprender cómo mantener los dientes sanos. Enseñamos la importancia de mantener los dientes limpios cepillándose y usando hilo dental a diario, y qué alimentos contribuyen a la salud de los dientes.

Dos veces al año, el programa programa visitas de una hora en todo el condado en los sitios de cuidado infantil y preescolar. Con el permiso de los padres, nuestro tutor de dientes administrará un tratamiento de barniz de flúor tópico. El barniz de fluoruro tópico es una forma fácil y segura de prevenir las caries y ayudar a fortalecer los dientes. Se pinta una fina capa de barniz en la superficie de los dientes con un cepillo pequeño. El barniz se absorbe directamente en el diente y funciona mejor si se administra de 2 a 4 veces al año. Nuestros servicios de barniz de flúor están destinados a complementar, no reemplazar, tratamiento dental que su hijo recibe en el consultorio de un dentista.

Cada niño recibirá una bolsa con información sobre salud dental, un libro para llevar a casa para leer y un cepillo de dientes, hilo dental y pasta de dientes nuevos. Esperamos que esto les dé la oportunidad a los padres y proveedores de cuidado infantil de hablar con sus hijos sobre la visita del Tutor de dientes, la salud bucal y la nutrición.

Si desea programar una Tutor de dientes Educación para la salud bucal visita para su centro de cuidado infantil, comuníquese con First 5 Mono al 760-924-7626.

Aquí hay algunos consejos útiles para mantener la sonrisa de su hijo brillante:

  • Amamante a su bebé.
  • Evite las caries dolorosas del biberón al no permitir que su bebé se duerma con el biberón en la boca.
  • Limpie o cepille los dientes de su bebé a diario, especialmente después de comer, con un paño limpio o un cepillo de dientes para niños suave y húmedo, sin pasta de dientes.
  • Introduzca una taza alrededor de los 6 meses de edad.
  • Para evitar la propagación de los gérmenes que pueden causar caries, no ponga nada en la boca de un niño si ha estado en su boca. Esto incluye cucharas, tazas y cepillos de dientes. Las bacterias en su boca pueden causar caries en su hijo.
  • Deje de darle biberón a los 12 meses de edad.
  • Programe una visita al dentista antes del primer cumpleaños de su hijo. Quiere encontrar un "hogar dental" para su hijo y establecer una relación con un dentista de su confianza. Pídale a sus amigos oa su pediatra que le den los nombres de los dentistas que trabajan bien con los niños.
  • Una vez que su bebé esté comiendo alimentos sólidos, limite la cantidad de alimentos dulces y pegajosos que come. En su lugar, ofrezca una variedad de alimentos saludables de todos los grupos de alimentos, como frutas, verduras y quesos.
  • Cepille las encías y los dientes con un cepillo de dientes suave para niños, usando una pequeña cantidad de pasta dental con flúor dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse. Limpie el exceso de pasta de dientes hasta que el niño pueda escupirlo.
  • Revise los dientes y las encías de su bebé para ver si hay caries prematuras. Busque manchas en los dientes, hinchazón, sangrado o granos en las encías.
  • Cuando su hijo tenga alrededor de 2 años, cepíllese los dientes con una cantidad de pasta dental con flúor del tamaño de un guisante dos veces al día, especialmente antes de acostarse. Escupe el exceso.
  • Dele a su hijo agua en lugar de jugo cuando tenga sed. Después de los 6 meses de edad, una pequeña porción de jugo al día es suficiente. También se recomienda que diluya el jugo agregando una cantidad igual de agua.
  • Pregúntele a su dentista acerca de los suplementos de flúor si vive en un área donde el agua potable no contiene flúor. El flúor ayuda a fortalecer los dientes y previene las caries.
  • Pregúntele al médico o al dentista de su hijo sobre la aplicación de barniz de flúor en los dientes de su hijo. Esta es otra excelente manera de proteger los dientes de su hijo de las caries.
  • Ayude a su hijo a cepillarse los dientes al menos dos veces al día. Es posible que su hijo necesite su ayuda hasta que tenga aproximadamente 8 años.
  • Lleve a su hijo al dentista al menos una vez al año.
  • Después de que su hijo coma dulces, papas fritas, galletas saladas o jugo, lávese los dientes o enjuáguelos con agua.

Otras preguntas sobre salud bucal

Como padre, puede servir como modelo a seguir cuidando sus propios dientes. Una buena salud bucal es tan importante como un corazón, pulmones o huesos sanos. Al cuidar la boca, las encías y los dientes de su hijo, puede ayudarlo a tener una hermosa sonrisa y evitar muchos problemas graves como dolor, infecciones y dificultades para hablar. Establecer una buena rutina de salud bucal a una edad temprana ayudará a prevenir las caries y la posible pérdida de dientes en el futuro. ¡Ayude a su hijo a mantener una sonrisa saludable durante toda la vida!

La prevención es la mejor manera de proteger los dientes de su hijo. Un dentista está capacitado para responder sus preguntas y brindarle las herramientas que necesita para asegurarse de que los dientes de su hijo estén sanos. Por eso es tan importante que programe una visita al dentista cuando su hijo tenga 1 año.

Muchos padres se preguntan por qué es necesario cuidar los "dientes de leche" cuando "de todos modos se van a caer". Los dientes de leche son importantes porque mantienen el espacio para los dientes permanentes. Si los dientes de leche entran en una boca que no es saludable, también se volverán insalubres. Los dientes sanos también son importantes para el desarrollo del habla y la nutrición.

Normalmente, varias bacterias viven en la boca. Algunas de estas bacterias se introducen cuando los padres o cuidadores comparten sus alimentos o utensilios con niños pequeños. Estas bacterias convierten los azúcares y los carbohidratos que ingerimos en ácidos. Las bacterias y el ácido se mezclan con las partículas de alimentos y nuestra saliva para formar placa. Si la placa no se elimina, puede erosionar el esmalte de nuestros dientes y la erosión puede agrandarse con el tiempo. Con el tiempo, el ácido de la placa puede llegar a la pulpa del diente, donde se encuentran los vasos sanguíneos y las fibras nerviosas sensibles, provocando infecciones dolorosas.

Los refrescos, las bebidas dulces, los dulces y otros dulces pueden causar caries. Los alimentos que se pueden pegar a los dientes, como las patatas fritas, las galletas saladas o los cereales, también pueden provocar caries. Intente reemplazar estos bocadillos con alternativas más saludables como queso, yogur, frutas y verduras.

Una caries es solo una de las razones por las que su hijo podría tener dolor de muelas. Otras razones incluyen una grieta o fractura en el diente, una raíz expuesta o una infección en la encía. Ninguno de estos debe tratarse en casa. Visite a su dentista o médico de inmediato para averiguar qué está sucediendo.

No, las caries no desaparecen; solo empeoran. Son muy dolorosos y la infección también puede afectar las encías y los dientes permanentes. Si cree que su hijo tiene una caries, consulte a un dentista de inmediato.

El espacio vacío que se crea cuando se extrae un diente no solo afecta la apariencia de su hijo y cómo se siente acerca de su apariencia; también afecta la salud dental futura. Los dientes alrededor del espacio comenzarán a moverse y desplazarse, lo que provocará problemas más adelante y posiblemente incluso evitará que salga el diente permanente.

El flúor se puede administrar a través de suplementos, pasta de dientes y agua potable fortificada. Pregúntele a su médico o dentista si su hijo está recibiendo suficiente fluoruro o cuál es la mejor manera de obtener más. Por ejemplo, un dentista puede realizar tratamientos mucho más específicos y concentrados como un barniz de flúor, que se pinta directamente sobre los dientes.

La mayoría de los dentistas están de acuerdo en que usar pasta dental con flúor antes de los 2 años es una buena forma de proteger los dientes de los niños. Solo asegúrese de limpiar la boca de su hijo después de cepillarse para eliminar cualquier exceso de pasta de dientes.

English Spanish